Sobre este sitio

Mis denuncias comenzaron el año 2007, es decir hace ya casi 10 años. Preparando unas clases para la Universidad del Desarrollo en las que quería mostrar a los alumnos lo bueno y lo malo de internet creí importante hablarles del plagio.- Fue así como descubrí los plagios de Bryce que para entonces estaba siendo denunciado por su entonces amigo Herbert Morote…..

Alfredo Bryce y Herbert Morote

El escritor Herbert Morote publicó el 6 de julio de 2006 una carta muy dura en El Comercio, en la que acusaba a Alfredo Bryce de haberle plagiado un ensayo aún inédito, en un artículo publicado en ese mismo diario, el 25 de junio, con el título “La educación en ruinas”.

Al día siguiente de la aparición del artículo, Bryce envió un mensaje a El Comercio, en el que lamentaba que, debido a la extensión del texto, “no se haya publicado la nota que suele aparecer acerca de su autor y, en este caso, también la nota en que debí agradecer al señor Herbert Morote el manuscrito que me envió desde España, titulado ‘Pero… ¿tiene el Perú salvación?’, en que se aborda extensamente el tema de la educación, y que me fue de gran utilidad en la redacción de mi artículo”.

La explicación no dejó satisfecho a Morote, quien decidió entablar un juicio por plagio a Bryce, pues, según dijo, había “copiado textualmente extractos del manuscrito”.

Rechaza acusación de Morote.jpg

 

Herbert Morote

Herbert_Morote_Rebolledo2

Ustedes sin duda se estarán preguntando ¿quién es este señor Morote que se atrevió a acusar de plagio a Bryce?

Bueno, aunque en Chile no es conocido, la verdad es que Morote es un destacado intelectual peruano que reside desde hace años en España dedicado a la investigación histórica y a escribir obras de teatro.

Doctor en Economía de la Universidad de San Marcos, hizo estudios de post grado en la Universidad de Indiana, fue fundador de la Universidad de Lima y, hasta antes de hacer la denuncia,  era además un buen amigo de Bryce.

No es de extrañar entonces que este último en 1994 comentando el libro de Morote Réquien por Perú, mi patria” no ahorrara elogios para su obra y advirtiera que como buenos peruanos no faltarían aquellos que descalificarían al intelectual por haber tenido el coraje de decir la verdad en voz alta y que le tildarían, entre otros epítetos, de traidor o maricón. (Ver: “Crónicas perdidas” p.59)

Lo que si resulta curioso es que cuando Morote contó su verdad y lo acusó de plagio Bryce comenzó a usar esas mismas expresiones para descalificarlo. Las más suaves han sido:

“Nunca he copiado y es imposible que hubiese cometido un error de esas características. Las acusaciones formaban parte de una campaña de odio y envidia del señor Herbet Morote”.

Posteriormente, el miércoles 21 de marzo de 2007 el periódico peruano El Comercio publicó la columna “Potencias sin Poder” bajo la firma de Oswaldo de Rivero, la misma que  días antes,  el domingo 18 de marzo,  había publicado bajo el crédito de Alfredo Bryce Echenique.

Sin embargo, el texto firmado por De Rivero estaba precedido por la explicación de Bryce reconociendo que no era el autor de la nota y afirmando que su secretaria por error la había cogido de su bibliografía y  remitido al diario en que él colaboraba habitualmente

Como para entonces  ya existían antecedentes de la tendencia al plagio por parte del autor de “Un Mundo para Julius” y como su aclaración no era creíble, el periódico finalmente forzó su renuncia y Bryce dejó de escribir para El Comercio.

El 5 de julio de ese mismo año  y cuando  sumaba ya 11 denuncias  por haberse apropiado de literatura ajena publicándola en distintos medios con su firma, Bryce dio una entrevista a la revista Caretas en la que reconociendo su mentira al Comercio señaló: “Para darme un poquito de importancia dije que fue mi secretaria… mi secretaria era yo”.

Nadie reparó en ese momento que en la revista española Jano N° 1646 del día 6 de abril en la página 66 de la sección Ocio y Cultura, Alfredo Bryce Echenique aparecía nuevamente como autor de la columna  “Potencias sin poder”, es decir la volvió a publicar como suya.

Sin duda tiene o tenía una pésima secretaria…Lo que no sabía tampoco el embajador es que Bryce lo volvería a plagiar.

Potencias

 

Por todo lo que ya he contado es que decidí dar a conocer mi investigación y también porque en este sitio publicaré también algunos otros  plagios que que le  he descubierto con posterioridad y que  permanecen inéditos

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Sobre este sitio

  1. No sólo disculpas públicas, devolver premios, pagar derechos a quienes plagió y sus libros debieran desaparecer de librerías y bibliotecas públicas, no da garantías que sean sus propias creaciones.

    Me gusta

  2. Felicitaciones a Soledad de la Cerda por tan exitosa investigación, y por su perseverancia a la hora de mostrar la verdad y exigir transparencia pública y legal. Es una vergüenza como se plagia hoy en día. Se copian tesis de grados, monografías, textos completos. Solo una exigente profesional de las letras como Soledad pudo atestiguar a este señor, tan sinvergüenza..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s